Millonario ofrece su fortuna y tierras al hombre que acepte casarse con su hija

El tailandés solo pide que el hombre que se case con su hija “trabaje duro y la haga feliz”.

A sus 58 años, el empresario tailandés Arnon Rodthong tiene una sola gran preocupación: su hija Karnsita, de 26 años. A tal punto, que ha publicado una peculiar oferta para encontrarle pretendiente, para lo cual ha puesto a disposición su fortuna. 

Dueño de una plantación de durian, una de las frutas más exóticas del mundo y conocida por su desagradable olor, el millonario ha ofrecido 10 millones de bahts, más de 300.000 dólares, a la persona que quiera casarse con ella. Pero, además, añade el resto de su patrimonio, en el que se incluye la plantación que tiene en la provincia de Chumphon, en el sur de Tailandia, y que está valorada en varios millones de dólares.

Rodthong ha puesto una sola condición. De acuerdo a declaraciones que recoge LadBible, pide que el hombre que se case con su hija trabaje duro y la haga feliz: “Quiero que alguien se ocupe de mi negocio y lo haga durar. No quiero una persona con un título universitario, un maestro o un filósofo. Quiero un hombre diligente con una actitud trabajadora. Eso es todo”, dijo.

Sobre Karnsita ha dicho que habla inglés y chino con fluidez  y, además, asegura que es virgen y nunca ha tenido novio. Aunque se siente “abrumada” por la oferta de su progenitor, las palabras de la joven parecen avalar su idea.

“La primera vez que me enteré de la oferta de mi padre fue cuando una amiga me lo enseñó. Me sorprendió, pero también veo su lado divertido. Es cierto que todavía estoy soltera. Si tengo que casarme con alguien, sólo quiero que sea una persona diligente y buena que ame a su familia”, comentó la chica.

Sin embargo, Karnsita insinuó que su futuro marido tendrá que trabajar para hacerse con el dinero de su padre, ya que lo que ella quiere es gastarlo en cirugías. 

Fotos: Twitter.

pixel